Arde París, ¿arde Europa?

¿No será el incendio de Notre Dame un símbolo del fin de una era? ¿Qué papel hemos de jugar los cristianos comprometidos y los agentes sociales ante este nuevo escenario? ¿Estamos también dispuestos nosotros, iglesia, sociedad, entidades, a reconstruirnos caminando juntos hacia una sociedad nueva?