Escuelas de Segunda Oportunidad en España (E2O)

Guillaume Thureau. Director de la Asociación española de Escuelas de Segunda Oportunidad.

“La escuela me abandonó a mí” dijo un joven durante un seminario de reflexión¹ que tuvo lugar en noviembre del 2016 en el Palau Macaya (Barcelona). Un grupo de jóvenes de E2O reflexionaba este día sobre una educación inclusiva, juntos con expertos de los sectores educativo, académico y de la administración pública. Expresaron el dolor de haber sido rechazados por el sistema educativo.

«Queremos formar parte de comunidades educativas que favorezcan un aprendizaje entre todos” comentó Adrián frente a los 500 participantes del IV Encuentro Nacional de E2O el pasado 3 de abril en Madrid. Lidia concluyó la declaración de los jóvenes subrayando que: “Todos somos diferentes, somos diversos y esto es una gran oportunidad para la educación y la sociedad. ¡Déjame darte mi talento!».

Para entender lo que son las escuelas de segunda oportunidad en España es necesario escuchar primero a los jóvenes que han sido rechazados del sistema educativo. Es necesario comprender que la segunda oportunidad no es de ellos sino nuestra, la de la sociedad, la de nuestro sistema educativo.

ESCUELAS DE SEGUNDA OPORTUNIDAD,UNA INICIATIVA EUROPEA

El concepto de E2O emerge por primera vez de una iniciativa de la Comisión Europea frente al surgimiento de la sociedad de la información y el desafío que representa para el sistema educativo. La Comisaria Europea de Ciencia, Investigación y Desarrollo presentó en 1995 el “Libro Blanco sobre la educación y la formación. Enseñar y aprender. Hacia la sociedad cognitiva”². Este documento, fundacional para el modelo E2O, hace el diagnóstico que existen “demasiadas rigideces, demasiadas divisiones entre los sistemas de educación y de formación, no bastantes pasarelas, no bastantes posibilidades de acogerse a nuevos modelos de enseñanza a lo largo de la vida”. Un programa piloto europeo para la fundación de escuelas de segunda oportunidad fue impulsado en varios países de la Unión. En 2001, la Comisión Europea publicó una primera evaluación de los proyectos pilotos³ que puso de relieve la eficacia del modelo en cuanto a la inserción social y profesional de los jóvenes sin cualificación.

En Francia, el desarrollo de las E2O fue ejemplar. Empezó con la fundación de la primera E2O europea en 1997 dentro del marco del programa piloto europeo. Situada en los distritos nortes de la ciudad de Marsella, esta E2O permitió experimentar con éxito el modelo E2O y caracterizarlo. La E2O de Marsella, conjuntamente con otras E2O francesas, decidió en 2004 constituir una red nacional. Redactaron una carta de principios fundamentales para subrayar lo que tenían en común. La fuerza del compromiso colectivo permitió pocos años después el reconocimiento del modelo a través de una ley estatal que permite atribuir fondos estatales a las E2O. La red francesa acoge actualmente a 15.000 jóvenes en 130 centros en todo el país. El nivel de “salidas positivas”, es decir jóvenes que, pasado el acompañamiento post-formación en la E2O, tienen un contrato laboral, estudian o emprenden, alcanza el 60%.

EL MODELO DE ESCUELAS DE SEGUNDA OPORTUNIDAD EN ESPAÑA

En España también se crearon unas E2O en Barcelona, Bilbao y Gijón bajo el impulso del programa piloto inicial de la Comisión Europea. Sin embargo, todas, excepto la de Gijón, cesaron su actividad al finalizarse el programa piloto europeo.

En realidad, muchas de las E2O españolas nacieron antes de la iniciativa de la Comisión Europea en un momento en el cual, por supuesto, no se denominaban así. Los desafíos de la transición democrática llevaron a poner en marcha proyectos de intervención con jóvenes provenientes del fracaso y abandono escolar en paralelo a los sistemas reglados de formación. Sobre todo bajo el estatuto de asociaciones, fundaciones y cooperativas, entidades sociales desarrollaron una oferta educativa singular para esos jóvenes, en su mayoría procedentes de barrios marginales y de familias muy afectadas por el desempleo, un espacio acogedor para estudiar y trabajar. Desde la realidad social de cada territorio, esas entidades sociales construyeron una respuesta educativa eficaz que, aunque no se denominaba “escuela de segunda oportunidad”, convergía claramente con el modelo que ahora estamos identificando con esta denominación.

El modelo de E2O en España se basa en 5 principios fundamentales:

1. Favorecer la integración profesional y social duradera de aquellos jóvenes desempleados que se encuentran fuera del sistema educativo.

2. Desarrollar las competencias sociales y profesionales.

3. Colaborar con las empresas.

4. Conseguir el reconocimiento de las Administraciones públicas.

5. Trabajar en red.

Estos principios son muy similares a los principios del modelo francés. No obstante, el modelo español tiene sus especificidades. Por ejemplo, las E2O implementan un acompañamiento integral adaptado a la necesidad de cada joven. El fracaso escolar es a menudo el resultado de una situación social o personal compleja: pobreza, salud, violencia, adicción, etc. Estos problemas, periféricos al desafío educativo, necesitan encontrar una respuesta, sino el fracaso se repite.

Los oficios más ofrecidos en las E2O españolas son restauración, carpintería, electricidad, mecánica, fontanería, peluquería y estética personal. La evolución del mercado laboral y las nuevas tecnologías llevan a desarrollar nuevas competencias y buscar nuevos itinerarios formativos. Iniciativas como el GarageLab de la Fundación Orange contribuyen a este cambio acompañando a jóvenes y profesionales en itinerarios de creación y fabricación digital.

LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ESCUELAS DE SEGUNDA OPORTUNIDAD, HACIA EL RECONOCIMIENTO

En el 2015, 6 entidades sociales (4) iniciaron conversaciones para crear una red española de escuelas de segunda oportunidad. Conscientes de la necesidad de cooperar para defender una respuesta educativa integral al desafío del abandono escolar y del desempleo juvenil, estas entidades de referencia decidieron aunar fuerzas para estructurar el sector, caracterizar y defender su modelo e iniciar cooperaciones a nivel nacional e internacional. El 11 de noviembre de 2015, en la sede de la Unión por el Mediterráneo en Barcelona, se firmó por primera vez la carta de los principios fundamentales de las E2O españolas. Cuatro meses después, se constituyó la Asociación Española de Escuelas de Segunda Oportunidad.

Hoy en día, la asociación reúne a 36 socios de toda España que representan a más de 7.500 jóvenes y 750 profesionales. La red ha puesto en marcha su propio sistema de acreditación, basado en 28 criterios que permiten caracterizar la aplicación de los 5 principios fundamentales mencionados anteriormente. La acreditación de los centros se hace mediante una auditoría llevada por una entidad independiente que permite asegurar la objetividad de la evaluación. 39 centros han sido acreditados al nivel nacional.

Cada año la asociación coorganiza encuentros nacionales que reúnen a jóvenes y profesionales y dan visibilidad al entusiasmo y al talento tanto de los jóvenes como de los profesionales. En 2018, por primera vez, se organizó un encuentro europeo de E2O, juntando E2O francesas y portuguesas con el objetivo de desarrollar programas de movilidad e intercambiar buenas prácticas. Actualmente se trabaja con otras redes europeas para constituir una red de redes a nivel de la Unión Europea que se convertiría en un interlocutor pertinente para la Comisión Europea.

En abril de 2019, durante su discurso de apertura del IV Encuentro Nacional de E2O, la Ministra de Educación y Formación Profesional, Dña. Isabel Celaá Diéguez, subrayó la importancia de garantizar la igualdad de oportunidades y proteger el derecho constitucional a la educación: “Las escuelas de segunda oportunidad tienen mucho que ofrecer y mucho que aportar a nuestros centros, entablando una cooperación mutua entre la educación formal y la no-formal que ha de ir a más (…). Las escuelas de segunda oportunidad reúnen condiciones favorables para innovar metodologías, trabajar en pequeños grupos y funcionar con mecanismos muy flexibles”.

Las E2O son una respuesta educativa adaptada a la singularidad de cada joven, un espacio donde poder (re)construirse y desarrollar todo su talento. Son también un espacio de innovación educativa donde se vive cada día una educación verdaderamente inclusiva. Tenemos que reconocerlas, protegerlas y desarrollarlas para poder aprovechar nuestra segunda oportunidad, la de nuestro sistema educativo y dejar que los jóvenes nos den sus talentos.

  1. J. Sánchez, Relatoría del segundo seminario sobre Escuelas de Segunda Oportunidad, Proceso de reflexión del Palau Macaya, 09/11/2016.
  2. http://www.e2oespana.org/wp-content/uploads/2016/04/Libro-Blanco.pdf
  3. European Commission (2001), “Second Chance Schools – The results of a European pilot project”.
  4. Fundación ADSIS (Nacional), Fundació El Llindar (Cataluña), Fundación Federico Ozanam (Aragón), Peñascal Kooperatiba (Euskadi), Fundación Don Bosco (Andalucía, Extremadura y Canarias) y Fundación Tomillo (Madrid).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *