Fundación Canaria Maín; hogares de emancipación juvenil

Ana Mª Cabrera López. Directora de la Fundación Canaria Maín.

La Fundación Canaria Maín nace en 2005 al amparo de la experiencia y el trabajo realizado por las Hijas de María Auxiliadora, quienes desde el año 1994 desarrollan diversos programas y proyectos de inserción sociolaboral, acogida e integración de jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Una de las principales finalidades, según los estatutos, es la prevención, educación, formación y promoción integral de los niños, las niñas, adolescentes y jóvenes, las familias y los sectores más desfavorecidos, para su integración social y laboral realizando proyectos de desarrollo sociales y económicos, pedagógicos y educativos, formación ocupacional, promoción humano-cultural, creación de viveros de empresas y búsqueda de forma activa de respuestas múltiples a la creación de empleo.

La Fundación tiene ámbito de actuación autonómico y desarrolla proyectos en las siguientes áreas en las islas de Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura:

  • Acogida: Hogares de Emancipación juvenil, dirigidos a jóvenes extutelados, que por circunstancias socio-familiares, socio-económicas y/o de conflictividad social no tienen posibilidad de vivir de forma autónoma su proceso hacia la emancipación.
  • Formación para el Empleo: Itinerarios personalizados de inserción, para obtener certificaciones profesionales en las siguientes familias: Imagen Personal, Atención Socio-sanitaria y Hostelería y Turismo.
  • Programa Socioeducativo: Refuerzo educativo y coordinación con recursos para la atención de los y las menores residentes en zonas vulnerables.
  • Prevención: Desarrollo transversal de talleres formativos de salud, sostenibilidad y medioambiente, consumo de drogas, igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, interculturalidad y educación en valores.
  • Programa Formativo y/o Laboral: Aula de Segundas Oportunidades Educativas, para la reintegración al ámbito educativo reglado, la obtención de competencias básicas y/o el acompañamiento para la búsqueda activa de empleo, mediante la mejora/potenciación de las habilidades socio-laborales.
  • Familias: Atención, intervención y mediación familiar.
  • Cobertura de Necesidades Básicas: Banco de alimentos y becas de comedor para menores miembros de unidades de convivencia con escasos ingresos.
  • Programa Integra: Intervención psicosocial y educativa con unidades convivenciales perceptoras de la Prestación Canaria de Inserción, residentes en el Municipio de Las Palmas de Gran Canaria.

Además, la Fundación Maín, en su compromiso de cumplimiento de los ODS, colabora para terminar con la pobreza en todas sus formas y dimensiones. De manera que enfoca su atención en los más vulnerables, aumentando el acceso a los recursos y servicios básicos y apoyando a las comunidades afectadas por conflictos y desastres relacionados con el clima. Para ello realiza proyectos de cooperación al desarrollo en la zona de África Oeste con las Hijas de María Auxiliadora presentes en el territorio y principalmente en Costa de Marfil y Burkina Faso.

La Fundación atiende anualmente a una media de 1.400 personas de forma directa, en el territorio autonómico, con las que trabaja de forma integral, mejorando las condiciones de vida y posibilidades de integración, priorizando, el trabajo con los y las jóvenes en situación o grave riesgo de exclusión social.

En el año 2021 se implementaron proyectos para el fomento de la emancipación del colectivo de jóvenes de 18 a 25 años, principalmente extutelados, sin posibilidad de integración normalizada en su núcleo familiar, con el objetivo de ofrecerles oportunidades que contribuyan a superar con éxito los obstáculos, personales y del entorno, para su integración social y emancipación.

Actualmente la Fundación cuenta con tres Hogares –Magone, Magone II (para migrantes) y S. Eusebia (para chicas) en la isla de Gran Canaria con capacidad para 22 participantes– y desde finales de 2019, con un nuevo Hogar en Fuerteventura, María Auxiliadora, con capacidad para 8 jóvenes.

PERFIL DE LOS PATICIPANTES

La mayoría de los jóvenes participantes proceden de centros tutelados de menores que al cumplir la mayoría de edad se encuentran en situación de calle al no contar con medios económicos, ni apoyos familiares. Actualmente, debido a los movimientos migratorios y al estar en frontera sur, la mayor parte de ellos son procedentes de distintos países: Marruecos, Guinea Conakry, Mali, Guinea Ecuatorial y una minoría de Canarias, en este momento solo una chica.

OBJETIVOS DEL PROYECTO

Generales:
  • Ofrecer apoyo y acompañamiento socioeducativo a los jóvenes y las jóvenes en el proceso de obtención de su autonomía personal, social y económica, incluyendo la cobertura de sus necesidades materiales.
  • Favorecer la formación y la inserción laboral elementos indispensables para lograr la promoción personal, integración social y emancipación de los jóvenes y las jóvenes .
  • Favorecer la autonomía de los jóvenes y las jóvenes con respecto a la cobertura de sus necesidades físicas, emocionales, culturales y laborales, promoviendo su participación activa en la elaboración y consecución de los objetivos planteados en sus Planes Individuales de Emancipación.
Específicos:
  1. Acompañar, informar y orientar en aspectos socioeducativos y laborales.
  2. Facilitar la atención sanitaria.
  3. Proporcionar una vivienda y los recursos materiales necesarios para desenvolverse en la vida
    diaria.
  4. Crear hábitos pertinentes de higiene, alimentación, educación sanitaria, etc.
  5. Ofrecer y proporcionar actividades de tiempo libre que fomenten hábitos de vida saludable.
  6. Ofrecer apoyo psicológico.
  7. Facilitar el acercamiento al ámbito familiar siempre que esto sea posible.
  8. Favorecer la autonomía y la participación de los y las jóvenes.
  9. Mejorar sus competencias básicas y habilidades interpersonales y resolución de conflictos.

Para llevar adelante estos objetivos en el día a día se crea un clima de familia donde todos se sienten queridos y aceptados en la diversidad. En el hogar todos son responsables de las tareas: limpieza, comida que realizan con esmero y responsabilidad.

Con cada joven se realizan un plan individualizado partiendo de su situación:

  • Documentación (para extranjeros).
  • Plan de formación reglada u ocupacional para su integración en el mundo laboral.

En la actualidad todos están realizando formación dirigida a su cualificación profesional y alguno ya
ha comenzado a trabajar y está matriculado en primero de carrera.

Es una experiencia enriquecedora comprobar como estos jóvenes que llegan desmotivados en muchas ocasiones, con desconfianza debido a las experiencias negativas que han vivido, van cambiando y van recuperando su entusiasmo y vitalidad juvenil. Actualmente con la reciente evaluación, hecha a final de año, tenemos la alegría de contar con 10 emancipaciones, de las cuales el 75% han sido para una emancipación óptima.

No es fácil transmitir lo que se vive en el día a día con estos jóvenes, es tanto lo que se recibe, lo que se aprende de ellos. Creo que como mejor lo puedo comunicar es compartiendo algunas de las expresiones que con mucho cariño nos hacen llegar:

  • “Gracias a Dios que me dan la oportunidad de estar aquí para poder tener los papeles y formarme.” (Ali. Sahara)
  • “Llegué sin documentación reglada, sin esperanza… y gracias a todas las oportunidades y confianza que me han dado… siento el espíritu salesiano, el estilo de familia… como me impulsan para que me forme y aprenda cada vez más…” (Jean. Guinea Conacry)
  • “La fundación me ha dado mucha confianza, me ha ayudado a regularizar mi documentación, a formarme a encontrar trabajo. Estoy muy agradecido.” (Laye. Guinea Conacry)
  • “Nunca olvidaré a esta familia, siempre la llevaré en mi corazón.” (Yunes. Marruecos)
  • “Lo que me ha aportado a mi vida la fundación jamás podré pagarlo. Soy una mujer gracias a todo lo que han confiado en mí, a todas las posibilidades que me han dado para formarme. Me voy por la puerta grande, con mi trabajo y todo lo que me han enriquecido como persona. Sois mi familia.” (Lorena. Las Palmas)

Como en cualquier hogar, también en los nuestros tocó la pandemia, vivir el confinamiento, todo un reto tanto para los educadores como para los chicos. Entre todos ha habido que poner mucha creatividad, mucho mimo y cuidado mutuo para poder vivir el día a día con el mayor aprovechamiento posible y lograr que los objetivos con cada uno de los jóvenes destinatarios no fueran atrás, sino que continuará cada uno su camino y a la vez intentar que la experiencia que estaba tocando vivir no afectará a sus ilusiones y proyectos.

Para eso se ha intentado hacer un horario lo más adecuado posible y hacer que cada hogar se convirtiera en un “oratorio” continuo, donde cada día se realizaban distintas actividades: realización de las tareas cotidianas del hogar —limpieza, comida…—, estudio —cada uno realizaba las tareas que le enviaban sus profesores vía online, clases de español, tiempo de lectura…—, gimnasia, juegos variados de mesa, gymkanas, visionado de películas… y lo mejor de todo, se cuidó mucho el tiempo de convivencia, tanto que en ningún momento ha habido ninguna tensión entre los jóvenes. Una vez terminado el confinamiento, según las medidas establecidas por cada centro, se incorporaron a sus respectivas actividades y así continúan hasta el día de hoy.

Es una experiencia única, si no se vive desde cerca no se entiende cómo parte del globo terráqueo puede vivir unida y en paz en unos pocos metros cuadrados. Este es, para mí, el mayor milagro y la certeza que es posible vivir sin fronteras, desde lo que nos une que es mucho más que lo que nos separa.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *