Proyecto Barrios, desarrollo comunitario

Equipo del Programa Barrios Pinardi-Valora. Madrid

El Proyecto BARRIOS se desarrolla en la Plataforma Social VALORA (Parla), entidad miembro de la Federación de Plataformas Sociales Salesianas PINARDI. El proyecto cuenta con la colaboración del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y del Fondo de Asilo, Migraciones e Integración de la Unión Europea.El Proyecto BARRIOS se desarrolla en la Plataforma Social VALORA (Parla), entidad miembro de la Federación de Plataformas Sociales Salesianas PINARDI. El proyecto cuenta con la colaboración del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y del Fondo de Asilo, Migraciones e Integración de la Unión Europea.

BARRIOS surge en 2015, tras un análisis de las necesidades del municipio, con la intención de sumar a otras iniciativas ya en marcha y, sobre todo, poder generar acciones centradas en las personas y en su propio beneficio.

El objetivo general de este proyecto es favorecer la participación, inclusión y convivencia entre la ciudadanía, promoviendo espacios de desarrollo comunitario y de manera especial en algunos barrios, por las circunstancias y necesidades específicas que estos presentan.

A principios de los años 80, Parla contaba con cerca de 50.000 habitantes, una población 26 veces superior a la que tenía en el año 1960. A partir del año 2000, la ciudad experimentó su segundo gran desarrollo poblacional, hasta alcanzar los casi 130.000 habitantes empadronados en la actualidad. Este fuerte crecimiento vino motivado por los nuevos desarrollos urbanísticos (especialmente con la construcción de 13.800 viviendas en Parla este) y a causa de los flujos migratorios de estas últimas décadas.

El 21% de la población del municipio es extranjera, con nacionalidades de 111 países diferentes. El 25% de estas personas proviene de la Unión Europea y el restante 75% es población extracomunitaria; más de 17.000 de estas personas migrantes, tienen menos de 39 años, lo que representa un 65% del total.

Los datos estadísticos presentados en los párrafos anteriores confirman la necesidad de integrar en el municipio un proyecto de desarrollo comunitario, en el que la propia comunidad, tan diversa y plural, es la verdadera protagonista de su proceso. El proyecto BARRIOS pretende servir de apoyo a estas personas.

1. ACCIONES

Las acciones y actividades que se proponen en BARRIOS vienen marcadas por las necesidades que se van detectando en la intervención directa con las personas: alfabetización y aprendizaje del español, grupos de apoyo social, campañas y actividades de sensibilización en la ciudad, talleres educativos y transformadores, con alumnado de institutos de Parla; actividades de participación infantil y juvenil, actividades de ocio y tiempo libre, como medio para favorecer la inclusión social; o acompañamiento y orientación en trámites y aspectos relacionados con situaciones administrativas o necesidades básicas.

2. NUESTRA APUESTA

Como proyecto de desarrollo comunitario, y utilizando expresiones de uno de los manifiestos que hemos elaborado como plataformas sociales salesianas, defendemos la dignidad de todas las personas, sin exclusiones. Defendemos que todas las personas deben ser respetadas, reconociéndoles todos sus derechos y garantizándoselos. Defendemos la igualdad de oportunidades para todas y todos, comenzando por una igualdad real entre hombres y mujeres y una educación de trato igualitario y no discriminatorio.

Apostamos por la promoción de una ciudadanía activa y participativa, protagonista de su propio desarrollo y sujeto de derechos. Y entendemos que todas y todos debemos ser corresponsables y protectores de los derechos de nuestra sociedad.

Azahara Valenzuela y Carolina Bravo, personas realizando prácticas en el proyecto, son las que comentan: “Mi casa es un lugar abierto donde muchas personas entran y salen, trayendo parte de sí mismas y llevándose parte de todos. Dentro de ella viven personas cercanas que me respetan y crecen conmigo, uniendo lo cercano y lo profesional. Cada una de ellas se implica para formar el abanico de valores que queremos para nuestra sociedad. Mi casa existe, es real; se llama Barrios y con ella construimos nuestra comunidad”.

Apoyo social, Grupo de Mujeres, Paseando-Té

Paseando-Té configura un espacio donde las mujeres puedan salir de su rutina para cuidarse a sí mismas, promoviendo una salud integral, física, mental y social.

El grupo va dirigido a todas las que quieran crecer en su propio conocimiento personal, en su autoestima y su autonomía, con la finalidad de empoderarse, siendo las propias protagonistas de su historia. Es un proyecto común de mujeres que quieren, desde sus propias diversidades, crear alianzas que generen una nueva forma de afrontar la vida. Busca promover un espacio propio de confianza donde compartir experiencias de vida y crear redes sociales. Un espacio hecho por y para ellas, fomentando un sentimiento de comunidad, desde la solidaridad grupal, que lleve a las mujeres a tomar conciencia de sus situaciones actuales y a crear nuevos aprendizajes. Por ello, se convoca a mujeres de Parla, de origen autóctono y extranjero, que conviven día a día en dicho municipio, generando un grupo cerrado, que va a funcionar a lo largo de un curso escolar.

Greta nos comenta: “Para mí es el día que me relajo y comparto muchas cosas entretenidas y constructivas para nosotras, las mujeres, sin importar la raza o la cultura o del país que seamos. ¡Ese día nos lo pasamos genial!”.

Talleres Valorarte

Con los Talleres Valorarte trabajamos la prevención de la violencia, “representando” las relaciones entre iguales. Se llevan a cabo en los institutos del municipio, con alumnado de Secundaria, FPB, ACE y CFGM, a lo largo de todo el curso escolar, repartidos en tres sesiones por aula.

Jugando y representando podemos ver, en la práctica, qué máscaras o qué prototipos de comportamiento utilizamos en nuestras relaciones reales o virtuales. Reflexionar sobre esto, a la vez que nos divertimos, nos lleva a contactar con nuestras emociones, con la inteligencia de nuestro cuerpo, e integrar la imagen que queremos expresar en el mundo con quien sentimos qué somos en verdad.

La participación, la igualdad, y la convivencia transforman el juego en un estilo de ser con los demás. Jugando y representando podemos mejorar la convivencia con nuestros iguales y nuestras relaciones en general, haciéndolas más auténticas y felices.

Nuestra apuesta educativa es prevenir compartiendo, de una manera experiencial, las herramientas que “facilitan” las relaciones entre iguales.

La felicidad es una idea demasiado grande, tal vez un poco utópica. Resulta más realista hablar de bienestar. Todas las personas tienen que procurar conseguir un estado razonable de bienestar en sus relaciones y en la vida. Y contribuir al de los demás. ¿Cómo se consigue? Una persona normalmente está bien cuando consigue satisfacer sus necesidades más básicas. Habitualmente se necesita: estar bien con uno mismo, sentirse seguro y querido, estar vinculado a personas significativas, importantes para uno (padres o madres, familia y amistades) para alcanzar el bienestar personal, estar integrado en un grupo, alcanzar autonomía personal…

3. MOTIVACIÓN-REFLEXIÓN

En la adolescencia se plantean nuevas necesidades. El bienestar de la familia se queda pequeño y se hace necesario ampliar horizontes. Por ello los verdaderos amigos y amigas se convierten en personas muy importantes para nosotros, tanto como la propia familia. Se establecen nuevos vínculos. Es en este momento cuando se empiezan a sentir determinadas emociones, como la atracción hacia otras personas y sentimientos profundos como el amor y el enamoramiento. También aparecen el erotismo, el deseo sexual, la atracción erótica. Todo ello puede llevar a establecer relaciones interpersonales de mayor intimidad. A eso le llamamos ligar. Es importante comprender que establecer relaciones personales, tanto afectivas como sexuales, forman parte de las necesidades que las personas tienen que resolver. A algunas personas les ocurre antes, a otras después. No hay por qué precipitarse.

Lo que nos preocupa y ocupa es ver cómo estas relaciones, con todo el potencial que suponen, se van cargando de actitudes, lenguajes y gestos llenos de violencia, que hacen perder ese “bien estar” consigo y con sus relaciones.

Entendemos que uno de los elementos más importantes para sentirse bien en las relaciones es construir una identidad personal más rica. El honesto contacto con uno mismo ayuda a participar y convivir en igualdad, en unas relaciones saludables para todas las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *